In Noticias

Acabamos de dejar el 2019 atrás y ya estamos pensando en las grandes novedades que nos vienen en este 2020 en nuestro sector. Por eso, hemos recopilado en este artículo algunas de las tendencias más destacadas en materia de agricultura inteligente para el año 2020. No dejes de leernos porque, ¡este post es para ti!

¿Qué es la agricultura inteligente?

Antes de comenzar a hablar sobre las principales introducciones que vendrán a lo largo del año 2020, ¿sabes qué significa exactamente el término agricultura inteligente? Cuando hablamos de agricultura inteligente nos referimos a la aplicación de las nuevas tecnologías al ámbito agrícola. Se trata de incorporar las últimas innovaciones tecnológicas con el objetivo de optimizar los recursos y tomar mejores decisiones gracias a la información o datos obtenidos a través de las mismas.

En los últimos años, la agricultura inteligente se ha convertido en una tendencia al alza gracias a los avances que supone y a las múltiples ventajas que aporta a los agricultores; por su alta digitalización y su inclusión de lo que se conoce como agricultura de precisión. Dos aspectos que van estrechamente relacionados con el término agricultura inteligente.

¿Por qué apostar por la agricultura inteligente?

El sector agrícola se enfrenta a importantes retos como la necesidad de abastecer a una población cada vez más alta (según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, se espera que en el año 2050 la población mundial alcance la cifra de 9.6 mil millones de personas), contando cada vez con menos espacios disponible para el cultivo.

La agricultura inteligente viene a solventar algunos de estos problemas, permitiendo que con menos recursos y un uso más inteligente de los mismos; la producción de alimentos pueda llegar a incrementarse incluso en más de un 70% (según investigaciones recientes de entidades como Beecham Research). En ese sentido, la agricultura inteligente aporta un gran número de beneficios. Entre ellos, podemos destacar algunos como:

1. Mayor rentabilidad. El uso de las nuevas tecnologías en el cultivo, permite reducir el coste de recursos como agua, energía o fertilizantes. Además, facilita un importante incremento en la cantidad de kilos producidos; así como una mayor calidad.

2. Control total de todas las tareas relacionadas con el cultivo. Gracias a los avances que trae consigo la agricultura inteligente, tenemos cada vez más información sobre qué sucede en el proceso de cultivo y así, mejoramos la toma de decisiones. Asimismo, el agricultor tiene el máximo control de todos los aspectos que influyen durante el cultivo y una gestión completa de todos los recursos.

3. Mejora la calidad de vida de las personas que desarrollan sus tareas en el sector agrario. De esta forma, el tiempo destinado al cultivo se puede optimizar, gracias a la incorporación de herramientas que facilitan el control de manera sencilla y a distancia (sin necesidad de tener que estar presente en la zona).

4. Automatización. Las nuevas tecnologías permiten la automatización de muchos de los aspectos que intervienen durante la producción agrícola. Esto supone un gran ahorro en tiempo y en costes.

5. Sostenibilidad y medioambiente. Las nuevas soluciones de agricultura inteligente se caracterizan por ser altamente sostenibles. Así, tienen en cuenta el impacto que puede suponer para el medioambiente y buscan reducirlo, contribuyendo a crear procesos de producción más sostenibles y eficientes.

Las tendencias más importantes en 2020

La agricultura inteligente no deja de sorprendernos en cuanto a innovación se refiere. Aunque en los últimos años hemos asistido a importantes cambios, cada vez son más las novedades que llegan. ¿Quieres conocer algunas de las más destacadas?

1. Big Data. Sí, el Big Data es una de las piezas clave hoy en día, en diferentes sectores. Y como no podía ser de otra forma, la agricultura también ha comenzado a incorporar herramientas cada vez más avanzadas que permiten extraer datos, estadísticas, cifras, etc; que permiten extraer conclusiones y definir qué tipo de agricultura es la más productiva de cara a afrontar las necesidades futuras. Por ejemplo, el uso de sensores inteligentes sin cableado para obtener datos del suelo, agua, plantas o el clima; que pueden conectarse de manera directa con tu smartphone y que te permiten ver con la más completa facilidad; las diversas gráficas obtenidas.

2. Robótica y drones. Otra de las grandes novedades que esperamos para este año es la cada vez mayor incorporación de robots y drones en las tareas de cultivo con el fin de extraer datos de alta calidad y fiabilidad. Además, estos drones ofrecen una monitorización constante y observación continua, ayudan a detectar posibles problemas de manera temprana como el control de plagas e incluso; pueden prever posibles enfermedades de las plantas.

3. Conectividad. En este apartado, la agricultura está viviendo una gran transformación. Así, son cada vez más opciones que encontramos en materia de conectividad directa con el campo. Por ejemplo, apps que permiten el control a distancia de los diferentes elementos que intervienen en el proceso de cultivo, softwares avanzados para el control y gestión del proceso de producción, maquinaria guida por GPS que puede ser controlada incluso desde un smartphone; son solo algunas de las grandes novedades que veremos en este 2020.

4. Automatización. Esta es una de las piezas claves en el proceso de transformación durante el proceso de cultivo. Lograr automatizar diferentes aspectos y elementos que intervienen durante las diversas fases de producción, en función de los datos obtenidos y los registros previos realizados por herramientas como los sensores. Algunos ejemplos los encontramos en el desarrollo de tractores autónomos que no necesitan conductor o brazos inteligentes que deciden cuándo se debe o no realizar la recogida de alimentos.

5. Inteligencia artificial. Indudablemente, el campo de la inteligencia artificial es cada vez más importante a nivel mundial. Y en la agricultura, seguirá siendo uno de los principales aspectos a trabajar en este 2020. Así, se busca el constante desarrollo de herramientas que ayuden a gestionar el cultivo y que puedan llegar a realizar predicciones de las condiciones meteorológicas que influirán sobre el cultivo, para implementar sistemas mucho más eficaces y adaptados.

Sin duda, la agricultura inteligente tiene mucho aún que ofrecernos y en Maher, compartimos muchos de los valores que trae consigo. Así, ya hemos trabajado en incorporar productos que permiten una gran integración del campo con la agricultura inteligente, facilitando decisiones más correctas y optimizando los cultivos. Desde sensores para obtener datos sobre aspectos esenciales como el suelo o el agua de riego, hasta aplicaciones que permiten el control a distancia de un programador de riego y desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.

Ahora cuéntanos, ¿qué es lo que más te gusta de la agricultura inteligente?