In Cultivos, Programadores de Riego

Nos hemos desplazado hasta El Ejido (Almería) para conocer a Javier Rubí, joven empresario agrícola especializado en la producción de pimiento california bajo invernadero. En su almacén encontramos el programador de fertirrigación Ferti 8000. Ha querido enseñarnos su interfaz y mostrarnos cómo la utiliza cada día para realizar sus programaciones de riego. “Lo que más me gusta es que es muy fácil de utilizar. Los menús son muy intuitivos”, ha dicho. Actualmente tiene tres Ferti 8000 instaladas y nunca ha tenido ningún problema con ellas. “Funcionan de maravilla”, ha recalcado en varias ocasiones.

Control del riego a distancia con Maher APP

 

Javier Rubí es usuario activo de Maher APP. Con esta aplicación puede controlar Ferti 8000 desde cualquier lugar. Incluso el propio instalador o perito puede realizar configuraciones o consultas a distancia. “Para mí es muy cómoda porque visualizo cualquier parámetro desde cualquier lugar: el pH, la conductividad eléctrica o los datos aportado por el tensiómetro. Puedo iniciar, parar o modificar el riego en tiempo real a través de ella. Incluso consulto el historial o las anomalías que se han dado durante el riego”, nos comenta Javier sobre las ventajas.

 

Programador de fertirrigación Ferti 8000 con tensiómetros

 

También nos ha mostrado el funcionamiento del programador de fertirrigación Ferti 8000 con tensiómetros dentro de su invernadero. En él tiene incorporado un total de cuatro tensiómetros: “Yo tengo puestos dos tensiómetros en cada sector, uno en la zona en la que más calor hace y otro en la que menos”. Debido a las diferencias de temperatura, los parámetros mostrados pueden variar ligeramente entre ambos tensiómetros, en torno a 2 puntos. “Yo me fijo en la media de ambos para realizar los riegos. Lo bueno es que así tengo toda la finca controlada”, nos explica a la vez que muestra Maher APP, donde vienen reflejados todos los datos.

 

«Los tensiómetros muestran unos valores. Lo ideal es que estén comprendidos entre un mínimo y un máximo. En cuanto al mínimo, nunca por debajo del 5%, ya que por debajo quiere decir que tiene exceso de agua. Y en cuanto al valor máximo depende de la fase en la que se encuentra la plantación. Por ejemplo, cuando la planta está floreciendo puede tener una mayor falta de agua, por lo que el valor puede estar en torno a 20-25. Durante el cuaje, en 15, y para la fase de engorde del fruto, sobre 12-13».

 

En cuanto a los beneficios de los tensiómetros, Javier nos responde de forma rotunda: “Para mí es una excelente inversión. Tiene un precio reducido para el ahorro de agua y abono que consigues. Además, mejoras la producción tanto en kilos como en calidad, ya que aportas a la planta el agua y el abono necesario en cada momento sin sufrir faltas«.

La instalación ha sido realizada por MQFertirrigación, instalador certificado que da servicio en la zona de Almería. Para más información, puedes contactar directamente con ellos o, si lo prefieres, a través del siguiente formulario.