Tensiómetro Agrícola

El tensiómetro agrícola es un sensor utilizado en la agricultura para medir el esfuerzo que las raíces deben realizar para extraer la humedad del suelo.

Un tensiómetro agrícola consta de 3 partes:

  • un cilindro hueco
  • una cápsula porosa
  • y un vacuómetro, que nos permite conocer la tensión en el interior del cilindro

El tensiómetro agrícola favorece el ahorro de agua. Para entender cómo nos permite este ahorro, podemos comparar el humedecer el suelo con la absorción de agua por parte de una esponja. La esponja solo retiene una cantidad de agua, absorbiéndola en pocos segundos. Si la colocamos bajo un grifo durante una hora no conseguiremos que absorba más agua o que mantenga este agua durante más tiempo. Algo similar sucede con los suelos. Aunque los suelos tardan más en absorber el agua, funcionan bajo el mismo principio. Cualquier exceso de agua que se aplique se desperdicia por filtración o por evaporación.

Probablemente el mayor ahorro en agua obtenido gracias a los tensiómetros agrícolas proviene del ahorro de riegos innecesarios o excesivos. Muchos agricultores descubren que habían estado regando en exceso ciertas zonas, mientras que en otras no habían regado lo suficiente. La corrección de estas situaciones da como resultado un ahorro de agua sorprendente.

Descripción

Cómo interpretar los datos del tensiómetro

Con Maher APP podemos registrar las lecturas procedentes de los sensores y visualizarlos de forma muy intuitiva. Además, con Ferti 8000 y Ciclón, podemos realizar programaciones de riego a demanda en función del valor registrado por el tensiómetro.

El tensiómetro agrícola funciona lleno de agua. Al introducir la parte cerámica a la profundidad a la que queramos realizar la medición, el agua del interior del cilindro será captada por el suelo generando una succión en el interior del cilindro que es medida por el vacuómetro. La presión medida por el vacuómetro es la que debe salvar la raíz para captar el agua del suelo.

El indicador del tensiómetro está graduado de 0 a 100, donde cada unidad representa una centésima de atmósfera. La unidad de medida son centibares o kilo pascales.

  • Valores cercanos a cero indican suelos saturados. Estos valores se suelen dar tras períodos de lluvias intensas o tras un riego.
  • Entre 10 y 20 centibares indica que estamos en capacidad de campo del suelo. Cuando alcancemos el nivel de agotamiento permisible debemos aplicar un riego. Va a depender del tipo de suelo:
    • Suelos arenosos: este valor se encuentra entre 20 y 30 centibares
    • En suelos francos: entre 30 y 50
    • Suelos arcillosos: entre 50 y 70 Centibares
    • Valores mayores índican escasez hídrica
  • A la hora de aplicar los riegos debemos tener en cuenta en qué fase se encuentra el cultivo. Por ejemplo, cuando la planta no posee fruto puede tener una mayor falta de agua que durante el cuaje o la fase de engorde. Se recomienda el asesoramiento de un agrónomo para un correcto uso.

Mantenimiento del tensiómetro agrícola

  • Cambiar el agua del depósito y alguicida a medida que se consuma.
  • Expulsar las posibles burbujas usando la membrana de la parte inferior del vacuómetro.
  • Almacenaje correcto del tensiómetro cuando no se esté utilizando. Para un almacenaje temporal de algunas semanas se recomienda limpiar el exterior de la punta cerámica con toalla húmeda y sumergirla en un cubo con agua destilada.

INSTALACIÓN

El tensiómetro agrícola debe ser instalados de forma que ofrezca una información fiable de toda la explotación. Que nos garantice su control y nos permita tomar decisiones de riego óptimas en base a estos datos.

Deben ser instalados en lugar representativos del área de cultivo. El número de tensiómetros a instalar depende de las diferentes variaciones, como el tipo de cultivo, filtrado de agua por el suelo, temperatura, etc.

Consejos generales para la instalación de tensiómetros agrícolas

  • Cultivos en línea: dos tensiómetros en fila. Uno en el centro de la zona de las raíces en torno a los 30 cm para la mayoría de cultivos herbáceos y otro a unos 60 cms de profundidad para controlar posibles pérdidas en profundidad.
  • Cultivos leñosos: se recomiendan 3 tensiómetros. A 30, 60 y 90 cms de profundidad para tener una idea clara de la evolución del bulbo.

Material necesario: Tensiómetro, Cubo, Agua destilada, Jeringa, Mazo y pica.

Pasos para la instalación del tensiómetro

  1. Introducir el tensiómetro en un cubo con agua destilada la noche anterior a su instalación. Hay que tener cuidado de no tocar con las manos la punta cerámica. Mantener punta cerámica húmeda hasta su instalación.
  2. Realizar un agujero con la pica y mazo para la inserción del tensiómetro a la profundidad en la que se quiera realizar la medición
  3. Inserte el tensiómetro en el agujero habiendo retirado previamente la tapa del depósito de agua. Asegurar que exista contacto con la tierra.
  4. Llenar el depósito del tensiómetro con agua destilada y alguicida con ayuda de la jeringa. Presionando la membrana de la parte inferior del vacuómetro expulsamos las posibles burbujas de aire existentes. Una vez rellenado el depósito se coloca la tapa.

PREGUNTAS FRECUENTES

Los instrumentos siempre marcan cero:

  • El suelo está saturado debido al riego, lluvia o drenaje deficiente.
  • El instrumento no tiene agua o ha perdido succión debido al nivel bajo de agua en el tubo. Rellenar el tensiómetro.
  • Comprobar la calibración del manómetro y llenar el tensiómetro (la aguja del manómetro deberá dar una lectura de 80 -85 para tensiómetros R y SR y menos para LT Y MLT, después de aplicar el vacío con la bomba manual).

Los instrumentos necesitan servicio de agua frecuente:

  • Generalmente esto indica falta de riego, si las lecturas del tensiómetro permanecen en valores altos por un período de varios días.
  • Otras causas ocasionales pueden ser:
    • Instalación incorrecta. El suelo no está adecuadamente apretado alrededor del instrumento.
    • Pérdidas por la junta de la cubierta. Si el tapón de caucho se ha endurecido, hay que remplazarlo.
    • Fugas en el punto de conexión del manómetro.

Los instrumentos responden lentamente al manómetro:

  • Normalmente, esto se debe a una velocidad lenta de infiltración a según el tipo de suelo. Hay que asegurarse de que los instrumentos estén llenos de líquido con alguicida y libres de aire.
  • Las puntas cerámicas están parcialmente tapadas por la formación de sales.
  • El movimiento del manómetro es irregular debido a daños menores. Golpee ligeramente el manómetro antes de tomar lecturas. Si los tensiómetros tienen varios años de uso o si las puntas se han secado al sacarlas frecuentemente del suelo. Se recomienda un reacondicionamiento.

Grandes variaciones en la escalada de cambio de las lecturas de los instrumentos:

Esto es habitual. Casi todos los nuevos usuarios descubren sorprendentes variaciones en los valores de humedad del suelo en distintas zonas, debido a la topografía y a los distintos tipos de suelo. Esta es la razón por la que es necesario emplear un número adecuado de instrumentos para tener un control eficaz del riego. El intentar controlar el riego sobre la base de una información inadecuada puede causar confusión en vez de ayudar.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Tensiómetro Agrícola”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *